Stiglitz da 4 sencillas recetas para arreglar la economía

 

Los inversores han entrado en pánico al descontar la posibilidad de una doble recesión en Estados Unidos que catalice una severa ralentización mundial. La ceguera inversora en los últimos meses y el helicóptero de Ben Bernanke, inundando los mercados con liquidez, ha provocado que lo que se tenía que haber descontado en uno o dos trimestres, se descuente en dos semanas. Ahora toda la comunidad financiera se centra en saber cuál será el destino de la economía americana.

En el mejor de los casos, la economía de EEUU está destinada a sufrir un episodio al estilo japonés, conocido como una recuperación en forma de L, según el prestigioso ganador del premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz. En el peor de los casos, los EEUU se encamina a una recesión de doble caída si los responsables políticos impulsan medidas de austeridad.

Al contrario que el Tea Party, Stiglitz ha venido argumentando desde la crisis financiera que la reducción del gasto público sólo va a empeorar el desorden fiscal de Estados Unidos, porque va a generar menos ingresos fiscales. “La austeridad no sólo es una receta para más pena ahora sino que en realidad es una receta para más pena futura”, dijo. “No se proporciona la base del crecimiento económico mediante un crecimiento económico negativo”.

¿Qué puede hacer EEUU para arreglar la situación?

En lugar de rescatar a los bancos, el gobierno debe rescatar a los propietarios de una vivienda, señala Stiglitz. “Una economía en la que hay personas sin hogar y viviendas vacías, no tiene ningún sentido y es ahí adónde nos dirigimos”.

Stiglitz aboga por la reestructuración de la deuda de millones de propietarios de viviendas “underwater” (hipoteca que se ha quedado por encima del precio de la vivienda hipotecada). Él está abogando por un Capítulo 11 (derecho a declararse en quiebra) para los propietarios de viviendas. Así como una empresa mantiene el control de las operaciones bajo el Capitulo 11, los propietarios de las viviendas deberían reestructurar su deuda manteniendo la posesión de su vivienda y seguir pagando la hipoteca. Los bancos han sido renuentes a aceptar cualquier principio de provisiones, pero si la economía se deteriora y los precios de las viviendas caen puede que quieran esta opción.

¿Y qué hay sobre la deuda?

Cuando se trata de cerrar la brecha de déficit del país en 1 billón de dólares sobre 14 billones de deuda, Stiglitz dice que el país puede dar 4 pasos sencillos para arreglar la situación:

1. Derogar los recortes fiscales de Bush-Obama a los estadounidenses más ricos.

2. Poner fin a las guerras en Afganistán e Irak, que no han mejorado la seguridad y que están costando billones de dólares.

3. Que los estadounidenses vuelvan a trabajar. Los programas de estímulo y laborales son insostenibles, pero Stiglitz dice que el gasto en estos programas reducirá la deuda en última instancia, porque si ponemos a las personas a trabajar los ingresos fiscales aumentarán enormemente.

4. La reforma de Medicare Parte D - bajo la ley actual, las grandes farmacéuticas marcan sus propios precios (Medicare Parte D es un programa federal para subsidiar los costes de medicamentos prescritos para los beneficiarios de Medicare). Stiglitz dice que si esa disposición se elimina y el gobierno puede negociar precios de los medicamentos, les ahorrará 1 billón de dólares a los contribuyentes en los próximos 10 años.

Los inversores han entrado en pánico al descontar la posibilidad de una doble recesión en Estados Unidos que catalice una severa ralentización mundial. La ceguera inversora en los últimos meses y el helicóptero de Ben Bernanke, inundando los mercados con liquidez, ha provocado que lo que se tenía que haber descontado en uno o dos trimestres, se descuente en dos semanas. Ahora toda la comunidad financiera se centra en saber cuál será el destino de la economía americana.

En el mejor de los casos, la economía de EEUU está destinada a sufrir un episodio al estilo japonés, conocido como una recuperación en forma de L, según el prestigioso ganador del premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz. En el peor de los casos, los EEUU se encamina a una recesión de doble caída si los responsables políticos impulsan medidas de austeridad.

Al contrario que el Tea Party, Stiglitz ha venido argumentando desde la crisis financiera que la reducción del gasto público sólo va a empeorar el desorden fiscal de Estados Unidos, porque va a generar menos ingresos fiscales. “La austeridad no sólo es una receta para más pena ahora sino que en realidad es una receta para más pena futura”, dijo. “No se proporciona la base del crecimiento económico mediante un crecimiento económico negativo”.

¿Qué puede hacer EEUU para arreglar la situación?

En lugar de rescatar a los bancos, el gobierno debe rescatar a los propietarios de una vivienda, señala Stiglitz. “Una economía en la que hay personas sin hogar y viviendas vacías, no tiene ningún sentido y es ahí adónde nos dirigimos”.

Stiglitz aboga por la reestructuración de la deuda de millones de propietarios de viviendas “underwater” (hipoteca que se ha quedado por encima del precio de la vivienda hipotecada). Él está abogando por un Capítulo 11 (derecho a declararse en quiebra) para los propietarios de viviendas. Así como una empresa mantiene el control de las operaciones bajo el Capitulo 11, los propietarios de las viviendas deberían reestructurar su deuda manteniendo la posesión de su vivienda y seguir pagando la hipoteca. Los bancos han sido renuentes a aceptar cualquier principio de provisiones, pero si la economía se deteriora y los precios de las viviendas caen puede que quieran esta opción.

¿Y qué hay sobre la deuda?

Cuando se trata de cerrar la brecha de déficit del país en 1 billón de dólares sobre 14 billones de deuda, Stiglitz dice que el país puede dar 4 pasos sencillos para arreglar la situación:

1. Derogar los recortes fiscales de Bush-Obama a los estadounidenses más ricos.

2. Poner fin a las guerras en Afganistán e Irak, que no han mejorado la seguridad y que están costando billones de dólares.

3. Que los estadounidenses vuelvan a trabajar. Los programas de estímulo y laborales son insostenibles, pero Stiglitz dice que el gasto en estos programas reducirá la deuda en última instancia, porque si ponemos a las personas a trabajar los ingresos fiscales aumentarán enormemente.

4. La reforma de Medicare Parte D - bajo la ley actual, las grandes farmacéuticas marcan sus propios precios (Medicare Parte D es un programa federal para subsidiar los costes de medicamentos prescritos para los beneficiarios de Medicare). Stiglitz dice que si esa disposición se elimina y el gobierno puede negociar precios de los medicamentos, les ahorrará 1 billón de dólares a los contribuyentes en los próximos 10 años.

FUENTE:
http://lacartadelabolsa.com/